La popularidad creciente de la inquietud por aprender a tejer, sobre todo por parte de hombres y mujeres jóvenes, se hace notar cada vez más sobre todo en las redes sociales.

Las razones pueden ser diferentes en cada uno: vestir diferente a nuestros niños y bebés así como nosotros mismos (dejando las indumentarias “franquiciadas” a un lado), utilizar lanas y algodones agradables y de calidad, recordar los jerséis y accesorios que nos tejían nuestras abuelas y madres cuando éramos niños, crear preciosas y agradables mantas para el sofá…

El mundo del punto tiene su vocabulario, incomprensible para aquellas personas que no son “aficionadas”, con códigos y reglas que constituyen un problema para los que no han tejido nunca.

Pero esto se ha terminado: Tejeadictos es una tienda y a la vez un club, un grupo de personas que va creciendo día a día, aportando ideas y cambiando impresiones, elaborando proyectos y proyectando amistad y complicidad.

Los que formamos este grupo nos CONTAGIAMOS de entusiasmo e ilusión por terminar la labor y comenzar otra.

Tejiendo punto a punto los nerviosos se calman, los habladores se desahogan, los imaginativos concretan sus ideas y, al final, todos terminamos el proyecto. Pero antes de acabar ya pensamos en el siguiente…

Acompáñanos en Tejeadictos.

Fotografía principal: Andrew Montgomery